Agricultura de precisión

La agricultura de precisión está cambiando la forma tradicional de llevar a cabo las prácticas de cultivo y de administrar las plantaciones.

La agricultura de precisión encuentra un buen aliado en los vehículos no tripulados como los drones. Estos aparatos permiten capturar imágenes aéreas de los campos de cultivo para, posteriormente, procesarlas y poder generar un ortomosaico en formato GeoTIFF y modelos en 3D. Esto facilita inmensamente el cálculo de curvas de nivel, la medición de áreas y volúmenes, la estereoscopía y la restitución 2D o 3D.

El dron y sus aplicaciones prácticas ayudan mucho al agricultor a interpretar el terreno y a conocer sus características de forma precisa. Si se trabaja una zona muy amplia, le permite conocer cómo es cada rincón de ella y poder saber qué tratamiento necesita para optimizar sus posibilidades y recursos. Esto se traduce directamente en la reducción de costes y en la mejora de la rentabilidad de los cultivos.

También genera un valor muy importante que es la disminución del impacto ambiental, ya que la aplicación de productos químicos se ajusta lo que realmente necesita el terreno, evitando así el uso desproporcionado de este tipo de sustancias.

Los drones no solo realizan tomas fotográficas aéreas, sino que también incorporan cámaras multiespectrales, cámaras térmicas o de infrarrojos, que permiten discriminar estados de la vegetación o estados de la tierra entre otros parámetros.

De las aplicaciones concretas que tienen los drones en la agricultura de precisión destacan las siguientes:

  • Controles en cultivos.
  • Tipos de suelo.
  • Humedad del suelo
  • Sanidad vegetal.
  • Estimación de la biomasa.
  • Detección de estrés hídrico en cultivos.
  • Detección de estrés nutricional en cultivos.
  • Detección precoz de enfermedades y plagas en cultivos.

De los datos que se obtienen mediante el uso de los drones en procesos agrícolas se puede calcular el NDVI (Índice de vegetación de diferencia normalizada). Este parámetro se usa con mucha frecuencia para estimar la cantidad, la calidad y el desarrollo de la vegetación.

Las imágenes NDVI nos proporcionan gran cantidad de datos que son fundamentales para la correcta aplicación de la agricultura de precisión.

Los drones también son capaces de controlar la función de riego de los cultivos, son capaces de transmitir imágenes en tiempo real y permiten a los agricultores realizar tratamientos localizados según la zona.

En definitiva, el uso de drones en la agricultura de precisión permite a los agricultores el uso efectivo de plaguicidas y pesticidas. Esta precisión se convierte de forma directa en un ahorro de costes y en una reducción del impacto medioambiental.

Estos son los servicios que te podemos ofrecer:

  • Déficits hídricos y nutricionales.
  • Control de plagas.
  • Seguimiento de los cultivos.

¿Arrancamos el dron para tu proyecto?

Ponte en contacto con nosotros